Home Opinión Suicidas
Opinión - 15.02.2020

Suicidas

¡No todo fue en vano, etarras! Vuestros herederos políticos están en el Parlamento y ni en Navarra ni en España habrá Presupuestos o gobernabilidad sin vosotros

De los argumentos que se han dado para no exigir arrepentimiento a los etarras encarcelados si quieren mejorar su situación penitenciaria o su reconocimiento social tras cumplir condena (“ni vencedores ni vencidos”, “no ser vengativos”, “todos hemos padecido injusticias”, etcétera), el más original me parece el que Sabino Ayestarán, catedrático emérito de Psicología de la UPV, expone en su artículo El fracaso existencial de los presos de ETA(El Diario Vasco,10-2-20). Sostiene don Sabino que un terrorista puede tener “los mejores sentimientos y las mejores intenciones”, pero si ha matado “física o moralmente (aquí me pierdo. FS)” a personas inocentes “sin ningún resultado positivo para su grupo humano”, ese fracaso existencial “conlleva un peligro cierto de suicidio”. No contento con su primera impresión, el emérito ha consultado la base de datos Psycinfo de la UPV, y ha constatado que el suicidio es el final que espera a los terroristas “si se les obliga a aceptar que no han aportado nada al pueblo por el que mataron a personas y sacrificaron sus vidas”. A no ser que haya una conversión religiosa (el autor, además de psicólogo es cura, así cualquiera) como la de Txelis, lo cual no está al alcance de todos.

Reconozco que este artículo me ha hecho dudar. Siempre he querido que los etarras asuman su derrota y vean que sus crímenes no han aportado ningún beneficio, sino perjuicios a sus conciudadanos. Pero claro, si lo hicieron con buena intención y ahora se van a tomar a la tremenda las críticas… pues tampoco es eso. ¡No os suicidéis, chicos! ¡No todo fue en vano! Vuestros herederos políticos están en el Parlamento por méritos de guerra y ni en Navarra ni en España habrá Presupuestos o gobernabilidad sin vosotros. Como penitencia, tres avemarías.

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Check Also

El laurel

Entre las nubes de abril se ha producido una herida de sol que ilumina aquel castillo en e…